Ejercicios y estiramientosElectrólisis (EPI)Lesiones miembro superiorMasajesNoticiasRehabilitaciónVida sana y consejos
6,561

El dolor de hombro: ¿Por qué me duele y qué puedo hacer?

Antes de hablar del dolor de hombro, lo primero que debemos de conocer de esta parte del cuerpo es un poco su anatomía. ¡Y no os preocupéis! Aunque sea una de las articulaciones más complejas, vamos a resumirlo en lo más importante. El hombro es la articulación con más movilidad de todo el cuerpo humano, además no solo cuenta con una articulación (que es lo más común) sino que cuenta con cinco articulaciones.

Articulaciones del hombro

  • Articulación glenohumeral: Es la articulación más importante, formada por la cabeza del humero y la cavidad glenoidea de la escápula.
  • Subdeltoidea: Desde un punto de vista anatómico no es una articulación verdadera, pero si lo es desde un punto de vista fisiológico, ya que está compuesta por dos superficies que se deslizan entre sí, la articulación deltoidea está mecánicamente unida a la articulación glenohumeral, por lo que cualquier movimiento de la articulación glenohumeral desliza sobre la deltoidea.
  • Escapulotorácica: Otra articulación fisiológica, no puede actuar por sí misma, sino que dependerá de las siguientes articulaciones.
  • Acromioclavicular: Como su propio nombre indica, está formada por la clavícula y el acromion.
  • Esternoclavicular: Autentica articulación formada por el externos y la clavícula.

Al ser la articulación más móvil del cuerpo tiene que contar con un complejo de “fijación”, ya que tiene que tener la suficiente libertad para poder moverse en su amplio rango, pero sin ser lesivo para la articulación, y por eso cuenta con elementos pasivos como son la cápsula y los ligamentos y con elementos activos como son los músculos y tendones. La articulación del hombro cuenta con movimientos de flexión, extensión, abducción, aducción, rotación interna y rotación externa. Y de la parte muscular destacar el manguito rotador, formado por los músculos infraespinoso, supraespinoso, subescapular y redondo menor, y su función consiste en realizar rotación interna, rotación externa y abducción. Pero hay más músculos implicados en esta articulación como son el  pectoral mayor, pectoral menor, redondo mayor, dorsal ancho, romboides mayor, romboides menor, elevador de la escapula, trapecio, deltoides, serrato, y también pueden estar involucrados los músculos que se originan en el hombro y su orientación es hacia el brazo como son el bíceps braquial, tríceps braquial y coracobraquial. Como cuenta con muchas estructuras es muy importante conocer de donde puede producirse la lesión de hombro y que estructuras están implicadas, y para ello es necesario un buen razonamiento clínico.

Causas de las lesiones de hombro

Como en todas las lesiones, la causa de esta puede ser debida a múltiples factores, la lesión más común del hombro es la lesión en el manguito rotador, este complejo no solo tiene función movilizadora sino también cumple otras funciones como controlar la traslación de la cabeza humeral al realizar un movimiento, dependiendo del movimiento que se solicite activa unas fibras u otras, a mayor carga mayor activación, y garantiza una correcta biomecánica, durante muchos años se ha hablado de una función estabilizadora aunque hoy en día no está tan claro. Es la tercera causa de lesión con más prevalencia, colocándose detrás de cervicalgias y lumbalgias, esta prevalencia aumenta con la edad, siendo la causa principal de dolor musculoesquelético en personas mayores de 65 años.

No todo el problema suele estar en la manguito rotador, ya que el espacio subacromial también suele estar implicado en muchos casos, el 45% de las personas que sufren una lesión en el manguito tienen disminuido el espacio subacromial, y tenemos que tener en cuenta que este espacio puede reducirse con la fatiga.

La disquinesia escapular también puede ser otra causa de dolor de hombro, aunque aquí existe mucha controversia, ya que no hay estudios que demuestren que una disquinesia escapular pueda ser la causa del dolor de hombro, pero si deberíamos valorarlo para que la cintura escapular tenga una buena biomecánica.

Calcificaciones, están formadas por depósitos de calcio mediado por condrocitos, es otro gran problema de hombro en personas de edad avanzada, ya que la mayor prevalencia de esta lesión son mujeres de entre 40-60 años, es una enfermedad metabólica donde influye la predisposición genética. El método diagnostico más fiable son las pruebas de imagen. En torno al 80% se va a dar en el tendón del supraespinoso, probablemente por el tipo de cargas que soporta ese tendón.

Capsulitis adhesivas u hombro congelado, es otra lesión de hombro con mucha prevalencia en la población sobre todo en la quinta y sexta década de la vida, esta lesión es muy discapacitante y dolorosa, pudiendo tener un origen primario (idiopático) o secundario (traumatismo, ictus, etc.), en este tipo de lesión hay que tener en cuenta si la persona es diabética, ya que es un factor de riesgo con una prevalencia de un 10-36%.

Lesión en SLAP (lesión en el labrum de anterior a posterior), cuyos síntomas más frecuentes son chasquidos y bloqueos articulares, con dolor al realizar actividades como arrojar y balancear el brazo, y al levantar carga con el bíceps.

Esguince acromioclavicular, puede ser esguince o rotura, normalmente por un traumatismo, suele producirse con caída sobre el brazo, para diagnosticarlo habría que realizar una prueba de imagen o en algunos casos se produce el signo de la tecla que puede verse con una exploración visual.

También podemos sufrir dolor de hombro de origen cervical, ya que la inervación del miembro superior tiene su origen a nivel cervical, y una alteración de la raíz nerviosa desde C3 hasta C8 puede producir sintomatología desde el hombro hasta el brazo, esto es conocido como cervicobraquialgia, y los problemas cervicales suelen ser la causa más común en consulta de los fisioterapeutas, por lo que será muy importante conocer si esta implicada la zona cervical.

Traumatismo, si sufrimos un traumatismo sobre el hombro podemos dañarlo de varias formas, podemos sufrir un esguince, una luxación y en algunos casos podemos sufrir una fractura.

Dolor de origen muscular, la musculatura también puede ser la causa de dolor de nuestro hombro, sobre todo si realizamos actividades de las que no estamos acostumbrados, o realizamos demasiados esfuerzos.

Artrosis de hombro, otra lesión degenerativa que sobre todo afectara a población de edad avanzada.

¿Qué puedo hacer ante el dolor de hombro? 

Como hemos visto que hay muchos tipos de lesiones y muchas causas de dolor de hombro, lo primero que tengo que hacer es acudir a un profesional sanitario, si hemos sufrido un traumatismo deberíamos de ir al médico que nos realice una prueba de imagen para poder descartar una posible fractura, si el dolor no ha sido causado por un fuerte traumatismo podemos acudir a nuestro fisioterapeuta de confianza, para que pueda realizarnos una buena historia clínica y así identificar la causa de mi dolor, ya que no vamos a tratar lo mismo un dolor de origen muscular a un tendinopatía.

Aquí os dejo una ayuda para poder “diagnosticar” cuál es la causa de mi dolor de hombro.

En la sesión de fisioterapia nuestro objetivo principal será disminuir dolor y ganar funcionalidad, por lo que realizaremos técnicas analgésicas, como puede ser:

  • Diatermia: es una técnica no invasiva que transmite una corriente de alta intensidad a la zona corporal que queramos tratar, provocando un aumento de temperatura del tejido, ya sea musculo, tendón o ligamento.
  • Electroterapia, como puede ser onda corta o TENS, los TENS tienen como objetivo disminuir el dolor.
  • Cinesiterapia: son técnicas de fisioterapia con el objetivo de ganar rango articular y disminuir el dolor.
  • Masoterapia: son técnicas de masaje sobre la musculatura con el objetivo de disminuir el dolor.
  • Ejercicios: el trabajo activo se ha puesto de moda en los últimos años, ya que con este trabajo podemos ganar fuerza, reducir dolor, y ganar rango articular.
  • Estiramientos: aquí os dejamos una secuencia de ejercicios de hombro y brazo.

Una vez que sepamos el origen de nuestro dolor podemos empezar a realizar ejercicios en casa para acelerar la recuperación.

En caso de que debido a nuestra lesión hayamos perdido la movilidad, como puede ser el caso de una capsulitis adhesiva, calcificación o artrosis, podemos realizar en casa ejercicios de movilidad con la ayuda del otro brazo, aquí os lo explica nuestro compañero, y no solo habla de la movilidad sino también de ejercicios de fortalecimiento, aunque este video sea de hombro congelado los ejercicios de movilidad y fortalecimiento nos sirven en las anteriores patologías.

Aquí os dejo más ejercicios de movilidad en este caso para la artrosis de hombro, pero podemos usarlo para cualquier lesión de la articulación del hombro donde hayamos perdido la movilidad.

Y aquí más ejercicios, pero en este caso para una tendinopatía, ya que son ejercicios más fuertes y tenemos que realizarlos prácticamente sin dolor, aunque puede aparecer una ligera molestia. Para realizar este tipo de ejercicios es importante saber muy bien que tenemos una tendinopatía o que nuestro fisioterapeuta nos lo ha mandado para realizarlo en casa, porque estos ejercicios igual que nos pueden ayudar a disminuir el dolor y ganar fuerza, también nos pueden lesionar, por eso hay que tener mucho cuidado, y realizar en casa los ejercicios sin dolor, recordar que más no siempre es mejor.

Si llevo 6 meses con dolor de hombro,  ¿debo hacer la misma rehabilitación que si llevara unos días?

Para responder a esto vamos a resaltar la importancia del tiempo de lesión, ya que no vamos a tratar lo mismo una lesión aguda que una lesión crónica.

Es importante saber si nuestra lesión se ha producido por alguna actividad que hayamos realizado (lesión aguda, con una duración corta en el tiempo, no más de 3 meses), o es una lesión que cada vez que realizo la misma actividad me acaba doliendo y no es la primera vez que me sucede (lesión crónica, lesión con más de 3 meses de evolución). Al hablar de lesión aguda en el hombro podemos destacar fracturas, esguinces o dolores musculares, provocando unos síntomas de dolor, hinchazón, enrojecimiento, impotencia funcional, dolor al movimiento, y suele responder bastante bien a la medicación y a los tratamientos fisioterapéuticos. En cambio, para el dolor crónico hablaremos de lesiones como las calcificaciones, capsulitis adherente, tendinopatías o artrosis, siendo sus síntomas dolor en reposo, perdida de movimiento y no suele responder bien a la medicación y suele tener una aceptación más tardía a los tratamientos fisioterapéuticos. Para que nos quede claro para una molestia a nivel muscular puede que con 2 o 3 sesiones de fisioterapia podemos recuperarnos, mientras que para una lesión en el tendón vamos a necesitas muchas más sesiones.

Para el dolor agudo usaremos la gran mayoría de técnicas citadas anteriormente, y en casa podremos realizar las recomendaciones de nuestro fisio, que nos explicara que ejercicios podremos hacer y cuales no, y para el dolor crónico usaremos técnicas mas invasivas como puede ser la electrolisis percutánea intratisular o también conocida como EPI, ondas de choque y ejercicio terapéutico. Hay que tener en cuenta que una lesión crónica necesitará mucho más tiempo de recuperación que una lesión aguda, por lo que hay que tener mucha paciencia porque le proceso será largo.

En resumen, aunque os hayamos dado herramientas para poder “tratar” vuestro dolor de hombro, será importante que lo primero sea acudir al médico o fisioterapeuta para poder realizar un buen diagnóstico y así no tener ninguna complicación y recuperarlo en el menor tiempo posible.

Bibliografía

Kapandji, A.L. (2010) Fisiología articular. Editorial medica panamericana

Drake R. Wayne A. Mitchell A. (2015) Gray´s anatomía para estudiantes. Elsevier España

 

 

 

 

 

 

Etiquetas: artrosis, Calcificaciones, capsulitis adhesiva, dolor de hombro, manguito rotador

Posts relacionados