Ejercicios y estiramientosFisioterapiaNoticias
154

Contracturas y dolor lumbar

La lumbalgia afecta a una gran parte de la población en algún momento de sus vidas, manifestándose como un dolor persistente en la parte baja de la espalda. Este malestar no solo limita la capacidad de realizar actividades cotidianas con normalidad, sino que también puede mermar significativamente la calidad de vida de quienes lo padecen. Aunque las causas de la lumbalgia pueden ser variadas, desde problemas posturales hasta lesiones específicas, las contracturas musculares emergen como uno de los contribuyentes más habituales y, a menudo, menos reconocidos en el origen de este dolor.

Las contracturas musculares, contracciones mantenidas e involuntarias de los músculos, pueden pasar desapercibidas inicialmente, pero con el tiempo tienen el potencial de desencadenar una serie de complicaciones, entre ellas, la lumbalgia. Estas contracturas no solo provocan dolor y malestar por sí mismas, sino que también pueden alterar la biomecánica del cuerpo, llevando a un desequilibrio que repercute directamente en la zona lumbar.

En este artículo, abordaremos las causas subyacentes de las contracturas, cómo estas afectan específicamente a la región lumbar y, lo más importante, cómo podemos prevenir su aparición y tratarlas eficazmente una vez que se han establecido.

¿Qué es una contractura muscular? 

Las contracturas musculares se caracterizan por una contracción persistente e involuntaria de los músculos, que no logran relajarse completamente después de un esfuerzo. Este estado continuo de tensión no solo provoca dolor, sino que también puede generar una sensación palpable de rigidez o la formación de “nudos” en el tejido muscular, áreas donde la tensión se concentra de manera particular.

A menudo, las contracturas surgen como resultado de sobreesfuerzos musculares, ya sea por actividades físicas inusuales o inapropiadas, o por mantener una misma postura durante períodos prolongados. Estos “nudos” musculares no solo son dolorosos al tacto, sino que también pueden limitar el rango de movimiento y afectar la funcionalidad del músculo implicado, interfiriendo en la realización de tareas cotidianas y disminuyendo la calidad de vida de la persona afectada.

El estilo de vida moderno, con largas horas de sedentarismo, posturas inadecuadas frente a dispositivos electrónicos y niveles elevados de estrés, contribuye significativamente al desarrollo de contracturas musculares.

Estos factores, combinados con una falta general de actividad física, crean el ambiente perfecto para que los músculos se tensen y formen contracturas.

Aunque las contracturas no se consideran lesiones graves, su impacto en la vida diaria puede ser notable. Es aquí donde la fisioterapia juega un papel crucial. Mediante técnicas especializadas, los fisioterapeutas pueden aliviar la tensión muscular, deshacer los “nudos” y restaurar la movilidad normal del músculo afectado. Los tratamientos pueden incluir masajes terapéuticos, terapias con calor o frío, ejercicios de estiramiento y fortalecimiento, entre otros, todos diseñados para relajar el músculo contracturado y prevenir futuras recurrencias.

Causas de las contracturas musculares 

Las contracturas musculares pueden clasificarse en diferentes tipos según el momento y las circunstancias en que se producen. Cada tipo tiene características particulares y puede requerir un enfoque específico para su tratamiento y prevención. A continuación, numeramos las más habituales en la región lumbar:

  1. Contracturas durante el esfuerzo: Este tipo de contractura se produce durante una actividad física, cuando el músculo está en acción. La causa subyacente es la acumulación de sustancias de desecho metabólico, como el ácido láctico, debido a que el organismo no logra eliminarlas eficientemente en el momento del esfuerzo. Esta acumulación provoca una respuesta inflamatoria en el tejido muscular, generando dolor y una sensación de rigidez. Es común en actividades que requieren un esfuerzo sostenido o intenso.
  2. Contracturas posteriores al esfuerzo: Estas contracturas se manifiestan después de haber realizado una actividad física, generalmente cuando ha habido una fatiga muscular excesiva. En este caso, el músculo, agotado por el esfuerzo, no consigue relajarse completamente. Este tipo de contractura es indicativo de que el músculo ha sido sometido a una carga superior a la que puede manejar.
  3. Contracturas residuales: Este tipo aparece como consecuencia de una lesión previa, como una ruptura de fibras musculares, fracturas, esguinces o traumatismos severos. La contractura en este caso actúa como un mecanismo de defensa del cuerpo, donde la musculatura adyacente a la zona lesionada se tensa para inmovilizar la zona y protegerla de un daño mayor. Aunque esta respuesta es inicialmente beneficiosa, si la contractura se mantiene después de que la lesión principal ha sanado, puede convertirse en una fuente de dolor crónico y limitación de movimiento.

Síntomas característicos de las contracturas musculares

Las contracturas musculares, pueden dar lugar a una serie de síntomas molestos y, en algunos casos, debilitantes. Estos síntomas no solo afectan la zona específica del músculo contracturado, sino que también pueden tener un impacto significativo en la calidad de vida del individuo, limitando sus actividades diarias y su bienestar general. A continuación, se detallan algunas de las causas comunes detrás de estos síntomas asociados con las contracturas musculares:

  1. Dolor de leve a moderado: El dolor es una respuesta directa a la tensión sostenida en el músculo, que puede irritar los nervios locales y las estructuras circundantes. Este dolor puede variar en intensidad dependiendo de la severidad de la contractura y de la sensibilidad individual al dolor.
  2. Inflamación: La tensión muscular continua puede provocar una respuesta inflamatoria localizada como mecanismo de defensa del cuerpo. Esta inflamación puede contribuir al dolor y a la sensación de calor o hinchazón en la zona afectada.
  3. Aumento del tono muscular: La contractura implica una contracción muscular persistente que aumenta el tono muscular, haciendo que el músculo se sienta más firme al tacto y menos flexible.
  4. Pérdida de la fuerza: Un músculo constantemente tenso y dolorido puede perder su capacidad para generar fuerza de manera eficiente, afectando la funcionalidad del músculo y limitando la capacidad para realizar ciertas actividades.
  5. Limitación de las actividades de la vida diaria: El dolor y la rigidez asociados con las contracturas pueden hacer que tareas cotidianas, como levantar objetos, inclinarse o incluso caminar, se vuelvan difíciles y dolorosas.
  6. Nódulos dolorosos: Los “nudos” musculares son áreas de tensión extrema dentro del músculo que pueden ser palpables y particularmente sensibles al tacto, causando dolor localizado.
  7. Hipersensibilidad: La zona afectada por la contractura puede volverse extremadamente sensible a la presión o al tacto, lo que refleja una respuesta exagerada del sistema nervioso a estímulos que normalmente no serían dolorosos.
  8. Dolor a la presión en la zona: La palpación de la zona contracturada puede provocar un dolor agudo, lo que indica la presencia de puntos gatillo o áreas de tensión significativa dentro del músculo.

La lumbalgia y su relación con las contracturas musculares 

La lumbalgia, comúnmente conocida como lumbago, es un término que describe el dolor localizado en la región baja de la espalda, específicamente en el área donde se encuentran las vértebras lumbares. Esta condición es una de las principales razones por las que las personas buscan atención médica, y su prevalencia es tal que se estima que hasta un 80% de la población experimentará algún episodio de dolor lumbar en su vida.

El dolor lumbar puede ser el resultado de una variedad de factores, que varían significativamente con la edad. En individuos más jóvenes, las causas más comunes suelen estar relacionadas con el sobreesfuerzo muscular, como puede ser el levantamiento inadecuado de objetos pesados, movimientos repetitivos que sobrecargan la espalda baja, o incluso impactos directos en la zona lumbar. Por otro lado, en la población de mayor edad, condiciones degenerativas como la artrosis y la osteoporosis se convierten en las principales fuentes de molestias lumbares.

Además de estas causas, la lumbalgia puede ser provocada o agravada por una amplia gama de factores, incluyendo infecciones, patologías neurológicas, lesiones traumáticas, problemas ergonómicos en el lugar de trabajo y, en casos menos frecuentes, tumores en la región lumbar. Si no se aborda adecuadamente, el dolor lumbar tiene el potencial de cronificarse, llevando a una disminución significativa en la calidad de vida del paciente debido a la persistencia del dolor y la limitación en la movilidad y funcionalidad.

La región lumbar de la columna vertebral es notablemente robusta, compuesta por cinco vértebras que desempeñan roles cruciales en la protección de la médula espinal, el manejo de cargas y la facilitación de una amplia gama de movimientos. Esta área soporta una gran parte del peso del cuerpo y permite movimientos como la flexión, extensión, inclinaciones laterales y, en menor medida, la rotación axial.

Los músculos que rodean y soportan la columna lumbar, incluyendo el cuadrado lumbar, los multifidus profundos, el longísimo y el psoas, son fundamentales para mantener la estabilidad y la movilidad de esta región. Sin embargo, debido a la constante demanda y estrés al que están sometidos, estos músculos son susceptibles a sufrir contracturas y otras disfunciones, lo que puede contribuir al desarrollo o exacerbación del dolor lumbar.

Tratamiento de fisioterapia 

El tratamiento de la lumbalgia y las contracturas musculares asociadas representa un desafío que requiere una estrategia personalizada para cada paciente. La clave para un manejo efectivo de estas condiciones radica en un enfoque multidisciplinario que abarca no solo la intervención terapéutica inmediata, sino también la adopción de cambios a largo plazo en el estilo de vida y la ergonomía diaria. La fisioterapia emerge como un pilar fundamental en este proceso, ofreciendo una variedad de técnicas y terapias diseñadas para aliviar el dolor, restaurar la función y prevenir futuras recurrencias.

La fisioterapia emplea una diversidad de técnicas avanzadas y tradicionales para aliviar el dolor, reducir la inflamación y restaurar la movilidad. Estas técnicas se seleccionan en función de la fase de la lumbalgia (aguda o crónica) y las necesidades específicas del paciente:

  1. Diatermia: Esta técnica es altamente valorada por su eficacia tanto en las fases agudas como crónicas de la lumbalgia. La diatermia capacitiva utiliza el calor generado por corrientes eléctricas para provocar un efecto de endotermia, aumentando la temperatura interna de los tejidos. Este aumento de calor mejora el flujo sanguíneo y relaja el tejido muscular, lo que contribuye significativamente a aliviar el dolor y la inflamación. La combinación de estos efectos potencia el beneficio terapéutico de esta técnica.
  2. Masaje: El masaje terapéutico es una técnica fundamental en la fisioterapia para la lumbalgia. Un masaje suave y relajante puede aliviar eficazmente la tensión muscular, disminuir la sensación de presión y dolor en la zona lumbar, y promover un estado de relajación general en el paciente.
  3. Ejercicio terapéutico: La incorporación de ejercicio regular, ajustado a las necesidades y capacidades del individuo, es otro componente esencial del tratamiento. Estos ejercicios no solo buscan fortalecer los músculos y mejorar la flexibilidad, sino también corregir posturas inadecuadas y optimizar los patrones de movimiento para reducir la tensión en la zona lumbar.

Cada una de estas técnicas puede ser utilizada de manera aislada o en combinación con otras, dependiendo de la evaluación individual del fisioterapeuta y las necesidades específicas del paciente. La elección de las técnicas y su integración en un plan de tratamiento personalizado son clave para lograr los mejores resultados en el manejo de la lumbalgia.

Este enfoque integral no solo se enfoca en aliviar los síntomas presentes, sino también en implementar medidas preventivas para mejorar la salud general de la espalda y asegurar una mayor calidad de vida. La prevención, a través de la educación sobre ergonomía y hábitos saludables, juega un papel crucial en este contexto, ayudando a minimizar el riesgo de futuras lesiones y contribuyendo a un bienestar sostenible.

Bibliografía

Amador-Estepa, I. (2015). Aplicación de la fisioterapia convencional y la reeducación postural global en el tratamiento de una lumbalgia crónica.

Mangui López, M. F. (2015). “Auto-ejercicios del método dorn en el tratamiento de pacientes con lumbalgia en el área de Fisioterapia del Hospital Docente Ambato” (Bachelor’s thesis, Universidad Técnica de Ambato-Facultad de Ciencias de la Salud-Carrera de Terapia Física).

 

Etiquetas: deporte, dolor, ejercicio terapéutico, entrenador personal, estiramientos, fisioterapia, fractura, inflamación, lumbalgia, medicación, prevencion, tercera edad

Posts relacionados